En este artículo te contamos un poco sobre los primeros pasos del tóner en el mundo

Mucho antes de que existieran cartuchos de Toner para impresora y Cartuchos de tinta como los conocemos, todo se mecaneografiaba en máquinas de escribir y, si necesitabas tener alguna copia de un documento tenías que hacerlo una a la vez usando un papel carbón entre cada hoja de papel.

Pero pronto llegó la máquina fotocopiadora Xerox 914. Esta era una máquina compleja y de funcionamiento complicado. Poco después de las primeras ventas de esta se hizo necesario que las empresas contrataran personal técnico para poder resolver cualquier problema que se pudiera presentar con la fotocopiadora.

Esta máquina utilizaba una caja fija en el interior que no podía reemplazarse sino que era necesario rellenarla manualmente cuando el Toner Alternativo se agotaba. Para poder llenarla tenían que abrir la fotocopiadora y verter el Toner compatible a través de un orificio especial.

Era una tarea intricada porque el tóner venía en botellas comunes y los derrames eran algo frecuente. Además, esto generaba problemas de salud en el equipo técnico por la inhalación de pequeñas partículas de tóner.

En algunos casos se presentaron explosiones al quedar pequeñas partículas de combustible en el aire creando grandes concentraciones en pequeños espacios, al momento de interactuar con gases como el oxígeno se generaba la explosión.

El transporte de este tóner era muy distinto a la Tinta para impresora de hoy en día. Era necesario usar un “medio” apodado desarrollador, el desarrollador también debía ser rellenado como el tóner.

Por fortuna, todo esto ha avanzado con la tecnología y los avances en la industria manufacturera de equipos para fotocopiar. Cada vez se fueron convirtiendo en aparatos más fáciles de usar y de mantener, menos complicados para reabastecer de insumos de impresión y, no menos importantes, más compactos para ocupar menos espacio en casas y oficinas.

Esperemos que cada día sigamos avanzando hacia maquinarias mejores y más funcionales con cada nuevo producto, así la necesidad de técnicos especializados se reducirá cada vez más.